hoy hace 20 años

Hoy hace 20 años.
Hoy hace 20 años y la ocasión lo merece. Merece la pena que escriba, merece la pena que incline la pantalla y baje el brillo para poderme ver reflejado a la vez que escribo en la pantalla oscura del ordenador. Merece la pena que por una vez no mire a la gente cuando estoy tecleando. Merece la pena que lea mis ojos. Merece la pena que sean ellos, que sean ellos los que palabra a palabra proyecten lo que siento.

Porque hoy hace 20 años:

Hola!
Qué tal? Bueno, supongo que genial, por lo que dicen, la gente no tiene muchas quejas del sito en el que estas.

Yo ando liado. Entre unas cosas y otras mis granos de arena son montañas y los árboles que me dan sombra no me dejan ver el bosque. Afortunadamente la vida se compone de multitud de campos y los que me van bien me hacen lo suficientemente fuerte como para afrontar los malos e intentar superarlos.

La verdad es que no se qué contarte. Hace mucho tiempo ¿verdad?, mucho. No se si contarte todo lo que me ha ido pasando desde que te fuiste, no se si compartir los recuerdos que tengo contigo, o todas mis ilusiones o todas mis ganas de ser alguien y que desde allí me señales diciendo “ese es mi hijo”.

Intento no olvidarme del poco tiempo que compartimos pese a lo intenso de los momentos. Por un lado me gusta recordarte desde la inocencia de aquel niño que era, pero si tan solo pudiera verte un rato…bueno, si pudiera verte un rato lo más seguro es que me pusiera a llorar como estoy haciendo ahora XD.

Te recuerdo en casa, te recuerdo jugando con nosotros, en el pueblo de los abuelos y te recuerdo en el hospital, incluso recuerdo algún que otro castigo. Recuerdo las mañanas de sábados que nos íbamos a “ver a mamá”. Recuerdo que siempre tenías un regalito para los tres, en mi caso un coche, y recuerdo que recorría con él la manta que te tapaba. Recuerdo que sonreías. Recuerdo que verte me hacía feliz.

Ahora me pongo a pensar y realmente no puedo dejar de admirar la fuerza que tuviste para afrontarlo y para seguir haciendo sonreír a unos pequeñajos como éramos nosotros. No se de dónde sacabas ese aplomo. Nunca te oí quejarte, nunca te vi sufrir, nunca me hiciste ver que lo que te pasaba no era normal. Incluso un médico que venía a casa ¿Salvador? nos lo presentabas como un amigo que te ayudaba a estar bien. Incluso cuando te preguntaba si te recuperarías, tu me hacías una carantoña y respondías que sí, que estuviese tranquilo.

Qué mejor regalo o qué mejor lección nos has podido dar que por amor no hacernos sufrir. Ahora me doy cuenta y no siento nada más que orgullo. Si tengo que volver a vivir una situación igual no partiré de cero, partiré desde el punto que lo dejaste. Desde lo más alto desde lo que se puede partir en una situación asi. Partiré con un referente muy claro. Tu.

Que sepas que tras irte nos convertimos en los niños bonitos del edificio y del cole!!, nos dejaste en muy muy buenas manos, que sólo hay que vernos ahora. No se si le elegiste tu o si te dejaste elegir por él pero no lo pudiste haber hecho mejor. La verdad es cuando fui creciendo, fui sabiendo poco a poco en qué consiste eso de vivir en la sociedad que nos toca y puffff…me veo en su situación no puedo más que admirarle. Recuerdo que los vecinos y profes miraban a aquel señor serio con gafas y barba y le felicitaban por lo bien que nos había educado. Yo, que de aquellas uso de razón tenía más bien poco, pensaba…tanto que lo dicen, será una especie de saludo o algo…”hola ¿qué tal?, qué bien educados están tus hijos. ¿y la familia bien?”. Con el tiempo comprendí todo el esfuerzo que esa frase requería.

Recuerdo que “me portaba bien” porque me ponía a imaginar qué pasaría si a la chica que me gustaba no la volviese a ver nunca y me dolía y después me decía a mi mismo: pues imagínate si fueses correspondido y tuvieras tres hijos con ella!!!!! Voy a ser bueno, que él ya tuvo lo suyo (nótese la inocencia de un chico de 12 años…y que lo de me portaba bien va con comillas).
Cuando te fuiste se puede decir que me convertí en hijo único.

Las dos cosas que en la habitación de al lado jugaban con muñecas (raras de ellas, pudiendo jugar con coches…) pasaron a ser dos personas que a su manera me fueron construyendo (y siguen) como si yo fuera una torre hecha de pequeñas y frágiles piezas. Hasta hoy no sólo han evitado que me cayese muchísimas veces aportándome cada una su visión tan diferente de la vida, sino que gracias a ellas tengo unos cimientos muy bien clavados en tierra firme y una visión de las cosas de 360º. De hecho, siempre que me hicieron falta de verdad ahí estuvieron, tirando de los cables evitando que la torre se desmoronase.

A día de hoy los “pequeños” seguimos muy bien, inaguantables como siempre (frase mítica). Ahora poco a poco saliendo del nido y afrontando la vida como podemos, aunque teniendo la peazo rampa de lanzamiento que nos dejaste más que polluelos con el vuelo inseguro parecemos cohetes. La una en el hospital salvando vidas y a punto de vestirse de blanco con uno de esos también de bata blanca al que vestirá de negro. La otra buceando entre números descubriendo cosas con nombres muy raros y con un mejican-belg-español (o algo así) también de su especie que practica apnea en las matemáticas y yo…yo… yo hoy cené pollo…si, e hizo buena noche.

Ahora en serio, tuve alguna metedura de pata de más pero intento cubrir el hueco donde la metí para no volverme a tropezar. Bueno, la cosa parece que avanza. Más vale tarde que nunca no? Ya verás, el día menos pensado tendrás en tu buzón una revista de Diseño con mi foto en la portada y un titular tipo: Super exclusiva, el Gurú del diseño actual (o rey, o astro o cualquier otro apelativo que desde mi humilde modestia pudiera aceptar) nos habla de cómo se le ocurrió el (…) , invento que revolucionó el mundo actual en toda su forma, escala y figuración (si Gregotti levantara la cabeza) y que le ha hecho rico. (muy, muy, muy, muy rico)

Para terminar sólo te digo que si nos vieses estarías orgullosa.

Yo lo estoy de ellos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Estoy seguro que estará, como yo, orgullosa y emocionada, tambien como yo. Gracias.
De tus exitos como Guru, nunca ha dudado.
¿Anonomo?
_VaLeRiE- ha dicho que…
Sí, lo sé, mucho tiempo sin pasarme por aquí, pero hoy ha merecido la pena, una carta muy emoti va...
Y ahora un consejo (si me lo permites): hay gente caminando a tu lado, cuídala para no tener que caminar sólo ;)
Todavía tenemos un café pendiente...
Besos
Ailune ha dicho que…
Mucho tiempo hacía que no leía algo tan bonito.

No dudo que está orgullosa de ti.

Un beso.
Carabiru ha dicho que…
Jo... me has emocionado... en serio... cualquier otra cosa que pueda decir será hueca y tonta.

Un bico!
N-A-S-A ha dicho que…
Espero que muy pronto haya una revista de esas con algún diseño o foto tuya! claro que sí...

pdta cachonda: yo era de las niñas que jugaban con mecanos, tentes y camiones... jejejeje

1beso
Perla ha dicho que…
... y parece que fue ayer...

lindo! tee eeeextraño, raro, no?, pasame tu msn...

besos!
Anónimo ha dicho que…
Precioso Edu, sobran palabras.
Se te quiere mucho primo,
la madri ha dicho que…
lo de tu mami de lagrimas de amor. ciertamente ella era fuerte y tu un cabron listo y zngano. yo tu pepito grillo, tambien con amor. nos veremos la proxima seamna o la otra no?
ya sabes quien soy, te predico y pagas un vino.

pd lo de eta no megusta. se duro con ellos, pero sus madres los acunaron tambien con amor y quiza crean que se pueden salvar. besos mono
Anónimo ha dicho que…
Soy Golo.
Si comparas los escritos primero y estos, verás lo que has mejorado en ortografía, sintaxis, semántica y pragmática. ¡Enhorabuena!
El último escrito es una maravilla. Muy lindo. Solo puedo encontrar un pero (Tratándose de Golo…) ¿Por qué esa necesidad de ser famoso y tener mucho dinero? Es algo que todos los jóvenes pensáis. En todos los bloc con los que trabajo dicen lo mismo
Me hubiese gustado escribir antes, pero con los puentes (no se porque en España decís viaducto) fiestas y los líos de Internet con las intervenciones “ajenas” se retrasó y complicó todos.
Di al “Anonomo” que pase el corrector de ortografía.